¿Qué es la enfermedad de Chagas-Mazza?
Primer definición: Es una enfermedad producida por un parásito que se halla en la sangre y en los tejidos de personas y animales enfermos e infectados.
Se estima que en la Argentina hay 2.300.000 personas infectadas con el T. cruzi, de las cuales 400.000 presentan problemas cardíacos asociados con la enfermedad. Cada año mueren 30.000 personas por Chagas, según cifras globales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Segunda definición: La Enfermedad de Chagas es una infección producida por un parásito denominado Tripanosoma Cruzi, que habita en la sangre y tejidos de algunos vertebrados domésticos (perros, gatos), silvestres (roedores, mulitas, murciélagos) y el hombre.
También vive y se reproduce en el intestino de un insecto denominado popularmente en Argentina “Vinchuca” , que actúa como transmisor. En Argentina la especie de Vinchuca más frecuentemente implicada en la transmisión del parásito es el Triatoma infestans.

Descripciòn de la enfermedad:
Aunque ya desde el siglo XVI se tenían referencias sobre la peligrosidad de la vinchuca, solo durante el primer cuarto de este siglo se pudo apreciar su participación en la enfermedad de Chagas-Mazza.
En el año 1909,el medico brasileño Carlos Chagas -especialista en enfermedades infecciosas- descubrió que la vinchuca transporta un parásito unicelular al que le dio el nombre de Tripanosoma Cruzi. La genialidad de Chagas le permitió realizar un triple descubrimiento, a partir de esa información: (a) una enfermedad, (b) su agente causal y (c) su transmisor. Es tal vez el único caso conocido en la historia de la medicina en que un investigador tiene esa triple satisfacción y honor.
La Enfermedad de Chagas (Tripanosomiasis Americana) , fue descubierta en el año 1909 por el Dr. CARLOS JUSTINIANO RIBEIRO DAS CHAGAS , en Brasil, a quién le cabe el mérito de haber comprobado: la existencia del parásito que la produce, el Trypanosoma Cruzi, su transmisor, el triatoma (vinchuca) y las lesiones orgánicas que provoca la enfermedad .
Pese a haber sido nominado para el Premio Nobel (1921), intereses inciertos, negaron los descubrimientos del Dr. CARLOS CHAGAS , llegando a padecer calumnias por sus afirmaciones. El Dr. SALVADOR MAZZA , en el año 1926, rescata esta enfermedad que era totalmente ignorada. Este realizó los diversos estudios sobre este Mal , y tuvo la plena dedicación durante toda su vida, al trabajar afanosamente en la lucha epidemiológica contra la Enfermedad de Chagas, creando Institutos, Sociedades y dejando inquietudes en cada provincia del Norte que constantemente visitaba. Llego a hacerse construir un vagón ferroviario en Tucumán, que convirtió en laboratorio y vivienda, para ser más eficaz y permanente su obra, y reemplazar las noches que a la intemperie y cubierto con poncho compartía con la Puna.
De ahí que la Enfermedad se la llamara también, Enfermedad de Chagas - Mazza.

Pequeña reseña biográfica de sus descubridores:

Dr. CARLOS RIBEIRO JUSTINIANO DAS CHAGAS (1879-1934),

La Tripanosomiasis americana fue descubierta en 1909 por el notable médico tropicalista, sanitarista, entomólogo, Carlos Justiniano Ribeiro Das Chagas.

Chagas nació en el interior del Brasil y quedó huérfano desde temprana edad. Su paso por la Facultad de Medicina de Río de Janeiro fue un ejemplo de estudio y dedicación. Su tesis de doctorado: “Estudios Hematológicos en el Paludismo”, demuestra su temprano interés por las endemias que diezmaban la población en su patria y que perturbaban la vida social y económica del Brasil.
Comenzando el Siglo XX, la extensión del Ferrocarril Central del Brasil, además de las superables dificultades geográficas y de la naturaleza, tenia el problema de las enfermedades transmisibles, principalmente el paludismo, que hacía estragos entre los obreros contratados para esta obra.
El Dr. Carlos Chagas fue convocado y enviado al Norte del estado brasileño de Minas Geraes, a la localidad de Lassance, para tomar las medidas preventivas para atacar este insalvable problema biopatológico. Se puso a estudiar, a hacer análisis de sangre y es así como detectó en la sangre de los monos CALLITHRIX , un parásito (Tripanosoma minasense) que le llamó la atención.
La particular perspicacia del Dr. Carlos Chagas lo llevó a pensar que algún insecto transmitiría este parásito, y sospechando de uno que se alimentaba de sangre, le revisó los intestinos y descubre la presencia de tripanosomas. Como eran algo distintos, no queda conforme, entonces inocula a los monos sin infección, y comprueba que son Tripanosomas de otro tipo, a los que llama “Tripanosoma Cruzi” en reconocimiento a su maestro, el Dr. Oswaldo Cruz.
A partir del hallazgo del parásito en el insecto, que en Brasil se llama “Barbeiros” y en Argentina “ Vinchuca”, continua el estudio sobre la base de la profusa convivencia de este insecto en las viviendas de los humanos, observando que: se alimentaba nada mas que de sangre, y que el parásito se encontraba en el intestino de la Vinchuca, en la sangre y tejidos de las personas y animales domésticos.
Carlos Chagas continua estudiando esta nueva enfermedad y describe las distintas formas que presentaba el cuadro clínico cuando empezaba (período agudo) y luego cuando evolucionaba (período crónico) observando qué el órgano que principalmente se afectaba era el corazón.
Este descubrimiento tuvo una inmediata repercusión y en particular en Europa. Especialmente en Alemania donde recibió la medalla SCHAUDINN, en 1912 por la máxima jerarquía en las Ciencias básicas de la Medicina.
Se suceden una serie de reconocimientos. En 1917 sustituye a Oswaldo Cruz en la dirección del Instituto. Crea el Departamento Nacional de Salud Pública. Dicta clases de enfermedades tropicales e infecciosas en Río de Janeiro. En 1921 fue propuesto para el Premio Novel de Medicina, pero ya se estaba esbozando una campaña de descreimiento, al extremo de dejar vacante el Premio Novel para el que estaba invocado. Comienza así una etapa oscura, de negación a la existencia de la enfermedad, y se rechaza la acción patológica que invocaba Chagas arguyendo confusión con otros trastornos nerviosos, y sobre todo con formas no típicas del bocio.
Durante años tuvo que soportar una campaña en su contra, a tal extremo que por falsas denuncias padeció la cárcel. Murió en condición de víctima y en la mayor pobreza en el año 1934.
Esta campaña logró que el estudio de la Enfermedad de Chagas fuera abandonado en Brasil, casi por represión, durante dos décadas y sus ecos hallaron cabida en nuestro País. Le correspondió rescatar a la Tripanosomiasis Americana del olvido y el desconocimiento, al médico argentino Doctor Salvador Mazza, quien desde su temperamento, tenacidad e inteligencia redescubre al Dr. Carlos Chagas rescatando así el buen nombre y honor de quien tuviera la meritoria particularidad de haber descubierto en forma completa, una enfermedad transmisible.

Dr. Salvador Massa


Fue uno de los más eminentes exploradores sanitarios de la Argentina. Nació el 6 de Julio de 1886 en la Ciudad de Buenos Aires. Hijo de padres inmigrantes, de hogar humilde donde aprendió la necesidad del esfuerzo, quedó huérfano de padre a los 4 años. Se traslada a Rauch, provincia de Buenos Aires, donde transcurre su infancia.
En la adolescencia regresa a Capital Federal y una vez terminados los estudios secundarios en el Colegio Nacional Central de la Universidad de Buenos Aires, intenta ingresar en la Marina de Guerra. Si bien obtiene excelentes notas su incorporación se frustra por un problema detectado en la revisión médica.
En 1903 inicia los estudios de Medicina en la Universidad de Buenos Aires. Siendo de familia humilde, sufraga sus gastos con diversos empleos, que contribuyen a forjar su futuro. Fue escogido ayudante de farmacia del Hospital Muñiz (ex casa de aislamiento), y luego ayudante de laboratorio del mismo nosocomio.
En 1907 actúa como cirujano en el transporte de guerra “1º de Mayo” del Ministerio de Marina, que conducía prisioneros a Ushuaia. Fue nominado ayudante en la cátedra de filosofía y luego confirmado por concurso de calificaciones.
En 1908 fue Director de la Biblioteca y Museo del Círculo Médico Argentino. Asimismo representó al País en el “Primer Congreso internacional de Estudiantes Universitarios, reunidos en Montevideo para continuar posteriormente como secretario de redacción y luego Subdirector de la “Revista del Centro de Estudiantes de Medicina”.
En 1909 es ayudante de laboratorio de la Cátedra de Epidemiología del Profesor José A. Penna en el Hospital Muñiz. Publicó en esa época varios trabajos sobre mordeduras de serpientes, arácnidos y depuración de aguas cloacales.
En 1910 egresa de la Facultad con el Título de Médico y presenta su tesis sobre “Formas nerviosas y Cultura del Aracnoidismo”. Es nombrado Bacteriólogo del Departamento Nacional de Higiene, y organiza en la Isla Martín García un laboratorio para detectar portadores de cólera como medio de prevención ante la endemia que sacudía Europa.
Durante el ejercicio profesional conoció a Clorinda Bregada Razori, con quien contrajo matrimonio el 7 de diciembre de 1914. Cinco años después llego a ser Director del Laboratorio del Hospital Militar Central, destacándose en la preparación con Krauze, de la vacuna contra la fiebre tifoidea, que se conocería en todo el mundo.
En 1918 conoce al Dr. Carlos Chagas y allí comienza su interés por la enfermedad que en 1909 había descubierto este profesional. En 1920 pasa a ocupar el puesto de Jefe de Laboratorio Central del Hospital de Clínicas.
En 1928 luego de regresar de Europa donde conoce al Premio Nobel, Dr. Charles Nicolle, director del Instituto Pasteur en Túnez, inaugura la MISIÓN DE ESTUDIOS DE PATOLOGÍA REGIONAL ARGENTINA (MEPRA), donde realiza un sin fin de estudios, descubrimientos y publicaciones, dedicado el primer tomo, exclusivamente, a la Enfermedad de Chagas.
La MEPRA era un organismo universitario que dependía de la Cátedra de Clínica Quirúrgica de la Universidad de Buenos Aires. Mazza organizó a médicos del interior y comenzó a hacer una serie de congresos científicos, el último de ellos en 1935 fue en homenaje a Carlos Chagas. En 1946, Mazza trasladó su MEPRA a Buenos Aires, después de 20 años de actuación en Jujuy.
Una vez que Mazza establece, a través de su acción personal, los lazos de comunicación entre las provincias y la MEPRA, llegan por millares las consultas desde distintos Centros Médicos y de profesionales residentes en zonas apartadas. Ello permitió en muchas ocasiones resolver con éxito brotes epidémicos en distintas regiones del país y del extranjero, especialmente en Bolivia y Paraguay, y precisamente estos dos países, reclaman y obtienen la presencia del Dr. Mazza durante la guerra del Chaco, para encarar la profilaxis de infecciones que cobraban un alto número de víctimas entre los soldados combatientes.
A mediados de 1946 viaja en calidad de delegado al “Primer Congreso de Medicina”, en Río de Janeiro, donde fue relator oficial de la Sección Grandes Epidemias, entre las que figuraba la Enfermedad de Chagas. Concurre también a la Reunión Interamericana para combatir la Brucelosis a la que lleva la mayor experiencia sobre la enfermedad, acumulada en América. La Universidad de León le sugiere que organice en su seno un grupo de trabajo para la búsqueda y estudio de la Enfermedad de Chagas, hasta ese momento no confirmada en Méjico.
El 8 de noviembre de 1946, a los 60 años de edad, muere sorpresivamente en esa ciudad. Su salud quebrantada por la laboriosidad sin límites y una actividad intelectual más allá de las posibilidades humanas, cobra así lo que Mazza había gastado sin reparo. Su afección cardiovascular, de la que el maestro tenía conciencia, jamás fue excusa o freno para sus propósitos científicos.
Sus restos fueron velados en la Facultad de Medicina, donde prestaron guardia de honor profesores y alumnos y, posteriormente, fueron trasladados a Buenos Aires por disposición del Gobierno Nacional. En nuestro País fue el primer Profesor cuyos restos reciben honras póstumas en la Facultad de Medicina. En 1959 sus restos son trasladados a su sepulcro definitivo en el cementerio de Olivos, junto a los de su esposa.
A su muerte era Profesor Honorario, Director Honorario del Laboratorio del Instituto de Clínica Quirúrgica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, Secretario Local para la República Argentina de la Real Sociedad de Medicina Tropical de Londres, Miembro correspondiente a la Sociedad de Patología Exótica de París y Director de la Sociedad Argentina de Patología Regional.
No deben dejar de consignarse, dentro de la obra de Mazza, las adquisiciones que hizo la MEPRA en los 20 años de su actuación. Ellas fueron: el hallazgo del kala-azar infantil; la infección espontánea del perro por el T. Cruzi y filariosis de perros y de quirquinchos, espiroquetosis de perros; estudios de flebotomos transmisores de leshmaniasis en perros y caballos; anquilostomiasis en indígenas del norte; difusión del paludismo en Tucumán; extirpación de plagas agrícolas; infección espontánea del armadillo y comadreja con T. Cruzi; estudios sobre folclore médico, plantas medicinales, brucelosis, etc.

La vinchuca
Como en todos los insectos, el cuerpo de la Vinchuca esta compuesto de tres regiones: cabeza, tórax y abdomen. Exteriormente, podemos observar que la cabeza posee los órganos sensoriales, en el tórax están insertados los órganos locomotores y en el abdomen, el aparato reproductor y las aberturas respiratorias.
La cabeza es alargada, fusiforme en la mayoría de las especies. Posee un par de ojos compuestos, que son globosos y salientes, un par de ojos menores, los ocelos, y un par de antenas , órganos receptores de sensaciones no determinadas.
Como continuación de la cabeza, pero normalmente plegado sobre la parte inferior se ve una especie de pico recto, el que es tan largo como la cabeza. En la cara ventral del tórax, se insertan las patas que son delgadas y largas. Gran parte del dorso del abdomen está cubierto por las alas. Queda descubierto el conexivo, que es el reborde que rodea el abdomen y se destaca por mostrar manchas transversales claras , característica muy importante para identificar las Vinchucas.
Algunos otros insectos, parientes de las Vinchucas, son muy parecidos a ellas; la diferencia mas fácilmente apreciable se observa en el pico, que en las Vinchucas es recto y en aquellos curvo. Hay también chinches fitófagas que con frecuencia se confunden con Vinchucas, en estos casos el pico también permite diferenciarlos: en las Vinchucas es corto y consta de tres segmentos; en las chinches es mas largo y de cuatro segmentos.

La vinchuca domiciliaria
Hay mas de un centenar de especies de Vinchucas; 16 de ellas habitan en nuestro país, pero no todas tienen importancia epidemiológica en la transmisión del Trypanosoma Cruzi , que es un parásito unicelular. Un grupo de especies tiene hábitos silvestres y es vector del trypanosoma entre los mamíferos salvajes.
Otro grupo suele invadir la zona estableciéndose en gallineros, corrales, conejeras, etc., se alimenta sobre los animales domésticos, participando en la transmisión del parásito a los mamíferos. Estas especies están muy cerca del hombre, pero no llegan a invadir sus viviendas y por lo tanto no se alimentan sobre él y no le transmiten la enfermedad.
En nuestro País hay sólo una especie de Vinchuca que convive con el hombre en el interior de las viviendas y se alimenta con su sangre: es TRIATOMA INFESTANS , llamada Chinche gaucha, Vinchuca negra o Vinchuca . El adulto mide entre dos y tres cm de largo; el macho es algo menor que la hembra, es bastante fácil diferenciar la Vinchuca domiciliaria de otras especies, observando las base de las patas que presentan un color amarillo que se destaca del negro de la coloración general del insecto.

¿Cómo se desarrolla?
Se reproduce por huevo. La hembra pone hasta 200, de forma elíptica y de color blanco cuando son recién puestos. Luego, este color va cambiando a rosado, al adelantar el desarrollo del embrión, cuya evolución se completa entre 20 y 50 días, según sea la temperatura. Los huevos son depositados en la tierra, en las grietas de las paredes y en otros lugares mas o menos ocultos.
Desde que sale del huevo hasta que alcanza el estado adulto, el insecto experimenta una serie de transformaciones (metamorfosis) que tiene una duración variable en relación con la temperatura, la humedad y la alimentación.
Al nacer el insecto tiene unos 3 mm. de largo y es parecido al adulto. En esta primera fase del proceso de metamorfosis recibe el nombre de chinche pila. Unas semanas después muda de piel y aumenta de tamaño pero carece de alas. Estas mudas se repiten en número de 5. Con la ultima muda aparecen las alas y adquiere su aspecto definitivo.
Todo este proceso dura alrededor de 7 meses. La vida del insecto es generalmente de 15 meses.

Sus hábitos de vida
La Vinchuca es una especie casi exclusivamente domiciliaria. Se la encuentra en la vivienda del hombre y también en los lugares propios de animales domésticos. Si consideramos la vivienda del hombre, vemos que no cualquiera es elegida por la Vinchuca para anidar y mantenerse. Elige las que tienen características favorecedoras de sus hábitos: el insecto se refugia sobre todo en grietas de los pisos y paredes, detrás de los muebles y otros objetos, en las partes que no se limpian periódicamente, entre el empajado de los quinchos, etc.
En las viviendas la presencia de la vinchuca se descubre fácilmente por medio de sus deyecciones, de color pardo-amarillento y negro que manchan las paredes. La Vinchuca se alimenta exclusivamente con sangre humana o de animales de sangre caliente. Es hematófaga desde que nace.
En las noches calurosas o templadas, cuando las personas se van a dormir y apagan la luz las Vinchucas salen de sus refugios, o se dejan caer de los techos haciendo un ruido característico.
Se alimentan y salen sólo de noche. Para llegar al hombre dormido demuestra mucha astucia. La Vinchuca procura encontrar cualquier lugar descuidado para penetrar. Una vez sobre el hombre o animal del que se alimentará, que habitualmente está inmóvil la Vinchuca endereza su pico, apoya su extremo en la piel, introduce sus largos estiletes, inyecta la saliva irritante y anticoagulante y comienza a chupar sangre durante algunos minutos. La picadura no produce ninguna molestia en el momento, por lo que el insecto puede alimentarse con toda tranquilidad. Después de la picadura, la región afectada, suele presentar una ligera hinchazón rojiza que produce escozor; a veces se hace algo dolorosa.
Una vez atiborrada de sangre, la Vinchuca llega a presentar el aspecto de una uva; no puede volar y regresa a su refugio caminando por el piso y subiendo luego por la pared, tarea en la que, por los frecuentes descansos llega a tardar horas en llegar.
La Vinchuca adulta puede chupar hasta 1/2 cm³ por vez; en la temporada de mayor actividad, suelen salir 2 veces por semana a alimentarse. La resistencia de las Vinchucas al ayuno es notable: la ninfa del primer estadío vive hasta tres meses sin necesidad de alimentarse; la máxima resistencia se observa en la ninfa del quinto estadío, que pueden soportar hasta 200 días de ayuno.

Áreas geográficas
La distribución geográfica de la Vinchuca es sumamente amplia: prácticamente abarca ahora casi todo el territorio del País. Las regiones mas afectadas son las de clima cálido o templado y seco (provincias del noroeste y del norte) pero a partir de esas regiones se ha ido extendiendo cada vez mas, transportada por la misma gente, en valijas y en otros bultos.

¿Cómo luchar contra la vinchuca?
Las principales medidas de lucha contra las Vinchucas, que son asimismo las principales medidas de control de la Enfermedad de Chagas, están orientadas a impedir la posibilidad de desarrollo del insecto allí donde habitualmente suele hacerlo: la vivienda del hombre y los lugares propios de animales domésticos.

Qué debe hacerse
Fundamentalmente, eliminar los refugios habituales de la Vinchuca. Mejorar la calidad de las paredes, techos y pisos de la vivienda, que deberán ser de material que no se agriete y que brinde superficies lisas, sin hendiduras o huecos propicios al insecto. Aún en muy pobres condiciones económicas, una buena mano de barro bien trabajado para el revoque, una lechada del mismo material después y una o dos manos de cal al final, pueden bastar a ese propósito. Una vivienda con paredes y techos bien revocados y blanqueados eliminan los principales refugios de la Vinchuca.
También debe insistirse en la necesidad de limpiar a fondo y ventilar la casa y las dependencias por lo menos una vez por semana, lo que permitirá buscar y destruir las Vinchucas que hayan podido entrar en la vecindad. Lo mismo deberá hacerse en los depósitos, cambiando con frecuencia de lugar los muebles y otros objetos depositados.
Otra indicación principal será la de colaborar en todo cuanto sea necesario con los equipos oficiales rociadores en la aplicación de modernos y eficaces insecticidas.
Como estos insecticidas deben penetrar profundamente en todos los rincones, se hace necesaria que su aplicación se haga por medio de aparatos especiales rociadores y este a cargo de personal debidamente capacitado en su manejo.

Transmisión
Las Vinchucas habitan en grietas y agujeros de paredes y techos, en los que se ocultan todo el día. Por la noche se dejan caer sobre la víctima para alimentarse de su sangre. Si el hombre u otro mamífero al que pican se encuentra infectado, succionarán los parásitos que circulan en él. Estos parásitos se multiplican en el intestino y serán eliminados con la deyección de la Vinchuca, cuando pique a una nueva víctima.
Los parásitos ingresan a través de la piel o las mucosas, y una nueva persona estará infectada.
Así el ciclo puede repetirse indefinidamente.
La inexistencia de Vinchucas en las grandes ciudades descarta, salvo excepciones, la transmisión por este insecto. Cobran relevancia entonces, los mecanismos de transmisión hemotransfusional y congénito, que condicionan la aparición de nuevos reservorios humanos en plena ciudad.
Respecto a la población general, esta infección no se transmite por contacto sexual ni a través de la saliva, ni por otras vías que no sean las anteriormente indicadas.

Recomendaciones
Despertar conciencia a la población de la zona endémica, especialmente en los niños, sobre la importancia de combatir la presencia de Vinchucas en las viviendas.
Sospechar la presencia de la enfermedad frente a cuadros inespecíficos en los niños de zona endémica, especialmente ante casos de fiebre prolongada.
Analizar rutinariamente la sangre de los donantes en todo el territorio, con pruebas adecuadas. Ante la presencia de chagas, descartar la sangre y notificar al donante.
Estudiar precozmente a los recién nacidos de mujer chagásica. Si se diagnostica la enfermedad en estos niños, es posible el tratamiento curativo por tratarse de una forma aguda.
Para el Chagas crónico efectuar el control sanitario con el fin de detectar precozmente eventuales complicaciones. La ausencia de síntomas en un infectado no excluye la enfermedad y no existe aún una cura para el Chagas crónico.
Evitar la segregación laboral de los infectados crónicos sin evidencia de enfermedad orgánica, pues el análisis positivo para el Chagas, por sí solo, no implica enfermedad clínica, ni presupone invalidez.

Formas de transmisión
Vectorial
Transfusional
Transplacentaria - congénita
Oral
Accidental

CHAGAS VECTORIAL
Es el que se produce en las zonas endémicas.

Cuadro clínico
La Enfermedad de Chagas no presenta rasgos típicos o propios, pero sin embargo tiene un comienzo muy peculiar, y cuando se instala en el ser humano perdura evolutivamente con distintos momentos y diferentes manifestaciones.
Al comienzo, la enfermedad de Chagas da los síntomas de una infección (Chagas agudo); luego se manifiesta con los síntomas del órgano afectado (Chagas crónico).
Primero hay que tener en cuenta que no siempre da síntomas inmediatos. Segundo, que es una enfermedad evolutiva. Al comienzo de la infección es el chagas agudo y luego sobreviene un largo período latente y silencioso para concluir en el denominado chagas crónico, cuando un órgano está afectado. Las características de cada momento varían según la región geográfica, con relación al parásito, el insecto y la población en sus costumbres culturales.


Forma aguda o Chagas agudo: Puede ser asintomático, sobretodo en mayores de 5 años, constituyendo una forma inaparente.
Cuando presenta síntomas estos son en su mayoría inespecíficos. Las formas aparentes se ven en niños, los que presentan fiebre, decaimiento, linfadenopatías generalizadas (móviles, ligeramente dolorosas), hepatoesplenomegalia y linfomonocitosis absoluta. En lactantes y menores de 2 años puede ser mortal, por la aparición de una meningoencefalitis o una miocarditis aguda difusa.
Un 5% de los pacientes evidencian la puerta de entrada, manifestaciones cutáneas llamadas “chagomas de inoculación”. Son más comunes en zonas expuestas del cuerpo, sobre todo cara y miembros.
El más característico es el complejo perioftalmoganglionar o signo de Romaña-Mazza: edema bipalpebral unilateral, reacción conjuntival, acompañada por dacriocistitis y dacrioadenitis (signo de Mazza-Benítez).
También podemos decir que comienza en el momento que ingresa el parásito Tripanosoma Cruzi al organismo. Siempre coincide con la deyección de la Vinchuca en el momento de la picadura. No siempre queda una lesión (denominada Chagoma de inoculación) que se produce en la zona del ojo y se llama científicamente Complejo de Oftalmoganglionar (ojo en compota).
Es importante saber que afecta a un solo ojo, donde los dos párpados están hinchados y se inflama un ganglio que se encuentra delante de la oreja.
En uno o dos meses desaparecen los síntomas.
No confundir con orzuelos, picaduras de otros insectos, abscesos o conjuntivitis.
Si la lesión se produce en otra parte del cuerpo, se presenta como una hinchazón dura, redonda, color rojo o pardo, indolora, cuya evolución dura también uno o dos meses hasta desaparecer.
Al igual que en el caso anterior, no confundir con golpes, forúnculos, abscesos, que son de distintas características.
El período agudo se desarrolla con parásitos en la sangre, que son los que invaden las células y afectan a los órganos que pueden manifestarse con síntomas leves (fiebre, decaimiento), o más intensos (inflamación del hígado y bazo, con edema generalizado), pero también hasta graves, como meningoencefalitis o miocarditis, muchas veces fatales.
En la infancia, el Chagas Agudo es más frecuente y provoca un mayor porcentaje de mortalidad.

Forma indeterminada
Individuo asintomático con pruebas serológicas positivas, ECG, Rx de tórax, esófago y colon normales. Aquí se incluyen la mayoría de los pacientes por debajo de los 25 años de edad; de ellos, el 50% evolucionará hacia una forma sintomática y el resto perdurará en este estadio toda la vida.


Forma crónica o chagas crónico
Lardiopatía chagásica crónica es la forma más frecuente en nuestro país. Puede manifestarse con arritmias y trastornos de la conducción (extrasístoles ventriculares, el bloqueo de rama derecha y el hemibloqueo anterior izquierdo), insuficiencia cardíaca o episodios tromboembólicos.
En las zonas endémicas, la muerte súbita tiene como primera causa a la enfermedad de Chagas, sea por una fibrilación ventricular o por la ruptura de un aneurisma del ápex.
También podemos decir que después de 10 ó 20 años de evolución se pueden producir o no lesiones orgánicas. Muchas veces, es en este período donde se toma conciencia que se padece de la Enfermedad de Chagas. Esta situación se da principalmente en aquellas personas que ignoran que fueron infectados por cualesquiera de los medios de transmisión.
Luego, según el órgano afectado da síntomas propios de ese órgano según la magnitud de la lesión, aunque al principio dan síntomas que pasan desapercibidos.
En Argentina predomina la afección cardíaca, siguiéndole en orden de frecuencia e importancia el esófago e intestino grueso. Y las manifestaciones clínicas del órgano afectado varían según la región geográfica y la vía de infección.
La alteración orgánica más habitual es la dilatación del órgano afectado. Esta circunstancia se demuestra mediante estudios radiográficos. En el caso del corazón, se emplea fundamentalmente el estudio electro cardiológico, cuyas alteraciones suelen ser características de las cardiopatías chagásicas, siendo el Bloqueo de rama derecha el primer y más frecuente hallazgo del trastorno de las vías de conducción del ritmo cardíaco. Este tipo de afección es más frecuente en la población joven. En el caso que el esófago o el intestino grueso sean los afectados, los trastornos serían: dificultad para ingerir alimentos (disfagia) o para la evacuación intestinal (constipación), respectivamente.
Forma digestiva o Chagas digestivo.
Se caracteriza por la presencia de mega vísceras.
El mega esófago que produce disfagia, dolor retroesternal y regurgitación.
El megacolon afecta las porciones distales (sigmoide y recto); cursa con constipación incoercible, con producción de fecaloma.
CHAGAS CONGÉNITO
La pobre condición socioeconómica ha provocado el éxodo desde las zonas rurales hacia las ciudades. Esto determinó un cambio en la epidemiología de la enfermedad de Chagas en las últimas décadas. La migración interna de personas infectadas desde zonas endémicas ha resultado en una urbanización de esta enfermedad. Las formas de transmisión predominantes son la transplacentaria y la transfusional.
La detección del Chagas congénito debe efectuarse en los servicios de Toco ginecología, Obstetricia y Pediatría.
Epidemiología: la transmisión transplacentaria tiene una incidencia global del 4,47% en nuestro país (año 2000).
Cuadro clínico:
Es muy variable, desde niños de término y asintomáticos hasta niños prematuros con diverso grado de morbimortalidad (hepatoesplenomegalia, miocarditis, hepatitis, sepsis).
CHAGAS POSTRANSFUSIONAL
Esta modalidad es, junto a la congénita, la forma de transmisión predominante en zonas no endémicas, hecho favorecido por la migración interna desde zonas endémicas de personas infectadas.
Esta forma de transmisión tiene un período de incubación más prolongado, alrededor de 40 días y carece de puerta de entrada.
El cuadro clínico consiste en un cuadro febril prolongado, contexto en el que adquiere máxima importancia el antecedente transfusional.

Diagnòstico
Muchas enfermedades se manifiestan clínicamente desde el comienzo. En la Enfermedad de Chagas, no siempre sucede esto, y, si sucede, pasa desapercibido por muchas razones. Y luego, cuando evoluciona, no se manifiesta con señales propias o típicas, de tal manera que casi siempre no se relaciona con la Enfermedad de Chagas
Es, en esta Enfermedad, donde toman particular importancia los análisis para el DIAGNOSTICO. Sin este procedimiento no se puede afirmar que una persona esté afectada a causa de infección por el parásito Tripanosoma Cruzi, agente causal de la Enfermedad de Chagas. La presencia del parásito se puede demostrar en forma directa o bien indirectamente mediante técnicas serológicas que confirman la existencia de la Enfermedad en forma concluyente.
Dadas las características de la Enfermedad de Chagas en cada uno de los períodos (agudo y crónico) el DIAGNOSTICO requiere una contemplación especial en la indicación de las distintas técnicas a emplear para su determinación.

Diagnóstico de la Infección de Chagas
Para el diagnóstico de la infección se utilizan métodos llamados Parasitológicos o Serológicos, estos últimos de naturaleza inmunológica.
1. Método Parasitológico :
Estos métodos se emplean en el Período Agudo y tienen por finalidad detectar en sangre el parásito Tripanosoma Cruzi. Existen distintas técnicas:
Examen de gota fresca
Examen de gota gruesa
Método de Strout
Método de triple centrifugación
Difieren en complejidad y en sensibilidad. También depende de la magnitud de la infección, ya que si la presencia de los parásitos en la sangre es elevada, es más fácil afirmar su resultado. Para interpretar el análisis parasitológico se debe detectar la presencia del parásito en sangre.
Durante este período no se deben utilizar las técnicas serológicas, pues aun no se han producido respuestas inmunológicas en el organismo humano, es decir, anticuerpos, que se originan por el parásito Tripanosoma Cruzi.
Otro método que también se utiliza, pero que requiere la disponibilidad de un Bioterio es el Método de Xenodiagnóstico. Se utilizan Vinchucas vivas- sin infección -, las cuales se colocan en el antebrazo de la persona permitiendo que el insecto succione sangre, y posteriormente se analiza el tracto intestinal del animal en búsqueda del parásito de T. Cruzi.
2. Método Serológico:
Se emplean en el Período Crónico, es decir, cuando ya no hay síntomas ni signos y donde el parásito Tripanosoma Cruzi declina tanto en circulación sanguínea, que es muy difícil de detectar. Se utilizan distintas técnicas de naturaleza inmunológica que difieren en sensibilidad y especificidad.
Una de las técnicas tradicionalmente utilizada es la Reacción de Fijación del Complemento, también conocida como Reacción Machado – Guerreiro, única exigida en el examen preocupacional.
Otras técnicas son: Reacción Hemoaglutinación indirecta y la Técnica de Inmunofluorescencia Indirecta que posee, sobre las anteriormente citadas, una elevada sensibilidad desde el comienzo de la enfermedad y una especificidad excelente, siendo la más reconocida para confirmar un diagnóstico dudoso. Además hay otras técnicas como el Test de Látex, la Reacción de Aglutinación Directa y la de Aglutinación Rápida, que conservan cierta utilidad.
La Inmunoenzimoensayo es la técnica más nueva y posee alta sensibilidad y especificidad.
Para interpretar el análisis Serológico de la Enfermedad de Chagas se requieren ciertos requisitos, debido a que no todas las técnicas gozan de la misma sensibilidad. Por lo tanto se deben utilizar tres técnicas para la misma sangre. Para confirmar la presencia de Chagas se requieren, por lo menos, que dos técnicas tengan valores considerados positivos. Ante la duda es aconsejable recabar la opinión idónea de un médico experimentado.

Diagnóstico clínico del Chagas Agudo:
Los síntomas del cuadro agudo han justificado clasificar 2 formas clínicas:
Con puerta de entrada aparente: complejo oftalmoganglionar y chagoma de inoculación.
El Complejo oftalmoganglionar, denominado también signo del ojo , signo de romaña, etc. Presenta los siguientes signos: edema bipalpebral unilateral, eritema, conjuntivitis, adenopatía satélite y dacrioadenitis.
Representa el 5% de los enfermos enviados a consulta por infección chagásica. Es un signo muy orientador para médicos y profanos.
El Chagoma de inoculación, conocido habitualmente como forma cutánea, son circunscriptos e indoloros.
Sin puerta de entrada aparente:
Forma típica: Chagoma hematógeno – lipochagoma y edema.
Chagoma hematógeno : son tumoraciones subcutáneas que se observan solo en niños pequeños y se descubren habitualmente al tacto.
Lipochagona : son chagomas de consistencia muy particular.
Edemas generalizados : es un edema de consistencia y elástico.
Forma atípica: Febril – anémica – visceral – digestiva – cardíaca y neurológica.
Febril : se observa con ausencia de cualesquiera de los otros síntomas o signos característicos.
Las demás formas se observan muy raramente.
Los cuadros agudos a veces son acompañados de sintomatología general, siendo los más observados: fiebre, cefalea, nerviosismo, irritabilidad, convulsiones, gastralgia, vómitos, diarrea, tos, palpitaciones, etc. .
En síntesis el diagnóstico es:
Examen de gota fresca: visualiza tripomastigotes. Es más efectivo si se centrifuga previamente (método de Strout).
Gota gruesa: estudia una mayor cantidad de sangre; es útil cuando declina la parasitemia.
Xenodiagnóstico
Hemocultivo
El tratamiento que podría ser adecuado sería (Con asesoramiento control y seguimiento médico y sin previa automedicaciòn):
Benznidazol 5 a 6 mg/kg/día, vía oral VO durante 30-60 días.
Se refieren cefaleas, mareos, anorexia y dolor abdominal.
Para la forma indeterminada el diagnóstico es:
Serología: Se deben usar por lo menos tres métodos diferentes, de los cuales dos deben ser positivos para asegurar el diagnóstico. Los más utilizados son la inmunofluorescencia indirecta (IFI), la hemoaglutinación indirecta y el enzimoinmuno ensayo (ELISA).

Diagnóstico clínico del Chagas crónico
En el período crónico de la Enfermedad de Chagas son afectados especialmente el aparato circulatorio y eventualmente el aparato digestivo y el sistema nervioso.

Diagnóstico cardiológico
Como esta infección después de varios años (período crónico) puede afectar al corazón, adquiere máxima importancia el diagnóstico cardiológico, que es imprescindible realizar, a los efectos de determinar si existe lesión cardiaca, y cual es la magnitud de la misma. Durante el período crónico, las alteraciones cardíacas leves no producen manifestaciones clínicas, aunque el factor psicológico influye, ya que una vez que una persona se entera que el análisis de la Enfermedad de Chagas le dio positivo, comienza a percibir manifestaciones en el pecho, que las relaciona con el corazón.
El diagnóstico cardiológico se determina mediante radiografías de tórax y Examen electrocardiográfico. Con el examen clínico se pueden determinar las alteraciones funcionales del corazón; con el estudio radiológico, las alteraciones de tamaño; con el estudio electro cardiológico que es, en cierta medida, el más importante, se puede obtener el registro de alteraciones de la conducción del impulso cardíaco que resulta ser muy característico, aunque no propios, de la Enfermedad de Chagas. El más habitual es el bloqueo de rama derecha y no debe confundirse con otras afecciones cardíacas que pueden padecer aun los enfermos de chagas.

Diagnóstico digestivoLa infección de Chagas también puede lesionar otros órganos, siendo los más habituales el esófago y el intestino grueso (colon) , que primero funcionan mal y, luego sufren dilataciones, que si se trata del esófago se denomina mega esófago , y si se trata del intestino grueso se llama megacolon . Para diagnosticar posibles alteraciones en cualesquiera de estos dos órganos deben existir sospechas clínicas. Si se trata del esófago, el paciente manifiesta trastornos de deglución, con regurgitación alimenticia, que en general se llama disfagia. Si es el intestino grueso, la sospecha clínica proviene de alteraciones en el proceso de defecación y un considerable estado de constipación.
En personas con análisis positivo para la infección Chagas se debe pensar que se trata de una patología originada por esta enfermedad. En ambos casos, ya sea por el megacolon o el mega esófago, el estudio radiográfico es suficiente para detectar las modificaciones de forma y tamaño.

Diagnóstico nervioso
Las lesiones nerviosas que pudieran presentarse en la fase aguda de la Enfermedad de Chagas, si el enfermo sobrevive, pueden quedar secuelas tales como trastornos motores, tróficos y psíquicos de diverso grado, de acuerdo con la extensión de la destrucción celular. Estas lesiones son secuelas del período agudo, no presentándose en el período crónico de la enfermedad.

Diagnóstico de Chagas transfucional:
Este mecanismo de transmisión es el más importante después del de la Vinchuca. Por eso es obligatorio el análisis de sangre de todos los dadores. El riesgo por esa vía en las zonas urbanas es mayor dado el elevado número de personas con la infección de Chagas, que por razones laborales han migrado de las zonas rurales. El valor del diagnóstico abarca el receptor y el dador de sangre por lo que tiene una doble ventaja.
Sintetizando podemos decir que el diagnóstico Al ser una forma aguda debe recurrirse a las pruebas parasitológicas. La de mayor sensibilidad es el Strout. De ser negativo, se recurrirá al hemocultivo o al xenodiagnóstico.

Diagnóstico de Chagas en el Embarazo o del Chagas congénito:
La transmisión de la enfermedad a través de la madre chagásica puede realizarse tanto en el período agudo como en el crónico, por lo que todo recién nacido debe ser sometido a un análisis de sangre empleando los métodos parasitológicos o serológicos ya invocados.
Como es factible que los anticuerpos de la madre pasen al niño, se aconseja para esta circunstancia la técnica de la Aglutinación Directa con 2-Marcaptoetenol para diferenciar según el resultado obtenido si la presencia de anticuerpos es de la madre o del niño.
En síntesis el diagnóstico para el Chagas congénito es:
Micro hematocrito: es el método de elección. Si es negativo, se realizará estudio serológico a los 7 meses. Si es positivo se hará el tratamiento correspondiente.
A partir de los 8 meses puede realizarse el estudio serológico con dos técnicas (HAI, ELISA, IFI).
Para este tipo de Chagas se recomienda el siguiente tratamiento (Con asesoramiento control y seguimiento médico y sin previa automedicaciòn):
Benznidazol 5 a 7,5 mg/kg/día durante 30-60 días.
Nifurtimox 10-12 mg/kg/día durante 60 días.
La respuesta al tratamiento es similar con cualquiera de estas drogas. Pueden producir irritabilidad, leucopenia, trastornos digestivos y manifestaciones cutáneas.
El criterio de curación es la negativización de las reacciones serológicas en los controles postratamiento.
E l tratamiento de la enfermedad en general es:
El tratamiento de la Enfermedad de Chagas depende, en primera instancia, de en qué momento de la evolución de la enfermedad se acude al profesional.
En el momento de la infección (Período Agudo), el tratamiento comprende medicamentos antiparasitarios, que tendrían eficaz acción contra el Parásito Tripanosoma Cruzi, agente causal de la enfermedad. En Argentina las drogas que constituyen los medicamentos que se indican como antiparasitarios son el Nifurtimox (Lampit ( r) ) / Benznidazol (Radanil ( r) ), que tiene la particularidad de ser eficaces pero no están exentos de efectos secundarios que requieren de un estrecho control médico.
Las posibilidades de indicar esta medicación no son las mismas cuando el cuadro clínico inicial es incierto, en cuyo caso el médico determinará si existen suficientes elementos clínicos y epidemiológicos para iniciar el tratamiento, o bien, ante la duda, esperar el resultado de los análisis serológicos de Chagas para confirmar la existencia de la enfermedad.
En el período crónico, la Enfermedad de Chagas se confirma únicamente mediante análisis de sangre específicos de naturaleza inmunológica. Durante este período pueden producirse lesiones orgánicas en el corazón, esófago o intestino grueso. Como la presencia de parasitemia pasa desapercibida y las alteraciones orgánicas se deberían a agresiones inmunológicas, no siempre se recomienda la indicación de los medicamentos anteriormente mencionados para el chagas agudo, porque no modificarían las lesiones orgánicas ya establecidas.
El tratamiento en este caso dependerá de la magnitud de las alteraciones cardíacas, esofágicas o intestinales halladas a cargo de Profesionales Médicos especialistas.
Como la Enfermedad de Chagas es transmisible, se producen situaciones especiales, como consecuencia de otros mecanismos de transmisión como son la transfusión y el embarazo de madre chagásica. En el caso de Transfusión sanguínea, lo que corresponde es analizar la sangre antes de ser utilizada. Por supuesto que si el resultado es positivo, no debe utilizarse. Si por alguna circunstancia especial se dispone su uso, esta debe ser tratada para combatir el parásito Tripanosoma Cruzi, con cristal violeta 1/4000, durante 24 horas. Al donante corresponde orientarlo para su tratamiento.
Si se comprueba la infección de Chagas por transfusión, durante los días posteriores a la misma, se puede realizar tratamiento medicamentoso como el invocado en Chagas Agudo, recordando siempre que cuanto más precoz es el tratamiento, mayor es la eficacia antiparasitaria.
En el caso de la transmisión de madre chagásica al niño, primero vale aclarar que a la madre no se le debe realizar el tratamiento medicamentoso durante el embarazo. En el parto, si no hizo tratamiento corresponde realizarlo siempre según el período de evolución de la Enfermedad.
En lo que respecta al recién nacido, comprobada la transferencia de la infección se debe realizar el tratamiento detallado para chagas agudo. De no ser así, y si los análisis serológicos dan resultado positivo, se lo debe controlar hasta los seis meses, pues la posibilidad puede ser por transferencia materna.
Normas de tratamiento de la FUNDACIÓN ARGENTINA DE LUCHA CONTRA EL MAL DE CHAGAS
Previo a cualquier propuesta terapéutica, la Enfermedad de Chagas debe ser confirmada mediante análisis satisfactorios.
En el período agudo, el tratamiento estará a cargo de un médico clínico, quien indicará la medicación correspondiente, con control periódico de sus efectos colaterales.
En el período crónico, el paciente deberá concurrir primero al médico clínico, quien tendrá a su cargo la valorización del análisis, la determinación del mecanismo de transmisión. Los antecedentes epidemiológicos, la composición familiar, el estado general del paciente y la localización de la Enfermedad de Chagas, sobre todo, en otros órganos. El tratamiento dependerá del grado de afección orgánica hallada. Luego pasará al médico cardiólogo quien determinará la presencia de alteraciones cardíacas y su magnitud y ante la presencia de radiografías alteradas de esófago o colon, al médico gastroenterólogo.
Siempre se indicará control médico periódico, especialmente cardiocirculatorio.
Se otorgarán recomendaciones y advertencias sobre transmisión y evolución de la Enfermedad de Chagas, tanto al paciente como al grupo familiar.

Estadisticos sobre la enfermedad
América Total
: 18.000.000 de infectados
América Central y Sur : 16.000.000 de infectados
Total de viviendas afectadas : del 10 al 80 %
Viviendas infectadas Zona Rural : 50 al 80 %
Argentina
Total República Argentina : 3.000.000 de infectados
Provincias afectadas : 19
Prevalencia de la Infección : Hasta 10 años de edad, hasta 50% según la provincia
Nuevos casos : hasta 14 años de edad, hasta el 95 % según la provincia
Ranchos Infectados : hasta el 84% según localidad provincial.
Chagas Urbano : 35 % de infectados
Transmisión a través de madre chagásica : desde el 2,5% hasta el 25 % según los estudios provinciales.
Transmisión por transfusión de sangre : desde el 2 hasta el 6 % según estudios provinciales.
Infectados con cardiopatías : desde 750.000 a 1.000.000

Preguntas más frecuentes sobre la enfermedad:
¿Quién la Transmite?

En la cadena de transmisión de la enfermedad de Chagas-Mazza hay un intermediario que es el eslabón obligatorio: el insecto vector.
En América se conocen varias especies capaces de transmitir la infección a través de sus deyecciones; en la Argentina, la única de importancia epidemiológica es la denominada Triatoma Infestans, conocida popularmente con el nombre de vinchuca o "chinche gaucha".
Biografía de la vinchuca. Como todo insecto, es ovípara. La hembra pone hasta 200 huevecitos de forma elíptica, de color claro, de alrededor de 1mm de largo, que tiene una tapita llamada opérculo. Estos huevos son depositados en la tierra, en las grietas de las paredes o en otros lugares mas o menos ocultos. El periodo de incubación depende de la temperatura ambiente, pero oscila entre 10 y 40 días. A medida que el embrión se desarrolla, los huevos adquieren una coloración rosada y es posible ver, por transparencia, los ojos de la futura vinchuca. Luego de nacer y hasta alcanzar el estado adulto, el animal experimenta una serie de transformaciones, proceso que se denomina "metamorfosis", y que tiene una duración variable en relación con la temperatura, la humedad y la alimentación.
Inicialmente, el insecto tiene unos tres milímetros de largo; es muy parecido al adulto, pero carece de alas. Durante esta fase de su metamorfosis recibe el nombre de "chinche pila". Unas semanas después, la ninfa muda de piel, aumenta de tamaño, pero carece aun de alas. Estas mudas se repiten en numero de cuatro; de origen cada una de ellas a una ninfa cada vez mayor. Con la quinta muda aparece la ninfa mayor, con alas, y el insecto adquiere su aspecto definitivo.
Todo este proceso dura alrededor de siete meses en condiciones optimas; la vida del adulto es de unos quince meses. Importa señalar que, desde su primera transformación, la vinchuca se alimenta de vertebrados de sangre caliente (gallinas, palomas,caballos,etc.); es un insecto hematofago (del griego "aima" sangre y "fhagein" comer).
La distribución que, en la Argentina, tiene la vinchuca es sumamente amplia: abarca casi todo el territorio. Las zonas mas afectadas son las provincias de clima cálido o templado y seco, pero su presencia cubre tantos lugares que determinan un panorama extenso y desolador.
En relación con el grado de adaptación a la domesticidad humana, las especies de triatomas son de tres clases: (a) domesticas; (b) semidomesticas; (c) silvestres. Hoy se acepta que las triatomas, que antes eran de hábitos silvestres, se fueron adaptando gradualmente ala domesticidad humana. Algunas especies, tal como el triatoma,son casi exclusivamente domesticas. Por consiguiente, los lugares que las vinchucas eligen para vivir pueden estimarse de la siguiente manera:
viviendas humanas,
viviendas domesticas y naturales de animales (gallineros, palomares, conejeras, dormideros protegidos de otros animales, cuevas, nidos, etc.).
Si consideramos la vivienda del hombre, vemos que no cualquiera es elegida por la vinchuca. Elige las que tengan características especiales, favorecedoras de sus hábitos: El insecto se refugia principalmente en las grietas de los pisos y paredes, detrás de muebles u objetos nunca cambiados de lugar, zonas que no son periódicamente aseadas, debajo de la cubierta de techos o paredes que ofrezcan resquicios, especialmente entre el "empajado" de quinchos y ranchos y en las soluciones de continuidad de paredes de adobe mal embarradas o sin revocar. Los depósitos poco removidos, donde se guardan aparejos, cojinillos diversos, baúles y cajones, gozan también de su predilección. Durante las mudanzas o cambios se favorece la dispersión de la vinchuca, que llega así a nuevas casas que se suponen relativamente aisladas.
En las viviendas, la presencia de la vinchuca es relativamente fácil de descubrir: numerosas deyecciones de color blanco amarillento y negro salpican las paredes.
Para vivir, la vinchuca se alimenta, desde que nace hasta que muere, exclusivamente con sangre humana o de animal de sangre caliente. Para obtener su ración alimenticia, llega hasta su presa, que generalmente esta inmóvil por el sueño, despliega su trompa e inserta los estiletes bucales en la piel de la víctima. Como la picadura es indolora, el insecto dispone de tranquilidad para sorber durante todo el tiempo que le sea necesario la cantidad de sangre hasta hartarse (que es de alrededor de medio centímetro cubico cada vez). Como absorbe hasta que esta repleta, es incapaz de volar; por eso regresa caminando lenta y torpemente hasta su refugio habitual. Es impresionante calcular la cantidad de sangre humana o animal que hace falta para alimentar diariamente a los millones de vinchucas que infestan el país. La ingestión de estos insectos tiene una particularidad: se efectúa únicamente de noche. En efecto, las vinchucas solamente cenan. El motivo de este habito es que rehuyen la luz. De día nunca salen de sus escondrijos. Se explica de esta manera una frecuente costumbre que se ve en viviendas de zonas rurales: la presencia de luz para ahuyentar las vinchucas.

¿Cómo se Transmite?
La enfermedad de Chagas-Mazza no es contagiosa entre las personas directamente. Solamente se transmite mediante la intervención de la vinchuca. Cuando uno de estos insectos pica a una persona enferma, junto con la sangre que chupa absorbe los parásitos; estos se multiplican en el intestino del insecto, para salir al exterior con las materias fecales, que se han tornado así en vehículo de infección. Cuando una vinchuca infectada, en su diaria búsqueda de alimentos, pica a una persona sana, inicia el mecanismo de contagio de la siguiente manera: al atiborrarse la sangre, defeca; esta deyección que deposita sobre la piel esta repleta de tripanosomas que se introducen en el organismo a través de soluciones de continuidad de la piel (heridas, escoriaciones al rascarse, la misma picadura) o por perforación de las mucosas (ocular, nasal, bucal). Una vez en la sangre, los tripanosomas continúan su crecimiento y al poco tiempo comienzan a reproducirse en forma extraordinaria y veloz. Un resumen de todo esto es:
Cuando la vinchuca se alimenta con sangre de un organismo enfermo con el mal de. Chagas-Mazza, ingiere ingiere también una gran cantidad de tripanosomas .
Estos tripanosomas se multiplican rápida y abundantemente en el intestino del insecto.
La vinchuca, infectada, pero no enferma, se convierte así en un potencial y permanente agente transmisor de tripanosomas.
Siempre que la vinchuca chupa la sangre de una persona o animal efectúa deposiciones sobre la piel; estas deyecciones contienen millares de tripanosomas con capacidad de causar enfermedad.
El leve escozor producido por la picadura induce al individuo a rascarse la zona molesta. La acción de las uñas provoca insignificantes soluciones de continuidad en la piel. Rota así esta barrera de defensa, se abren las puertas para que los tripanosomas se introduzcan en el organismo a través de los vasos sanguíneos. . A los fines de una mayor claridad de los contenidos, es conveniente recalcar:
Al nacer la vinchuca no esta infectada con el Tripanosoma Cruzi.
Las vinchucas se infectan al alimentarse con sangre de personas o animales que padecen el mal.
Aparte del hombre, los tripanosomas pueden encontrarse en algunos mamíferos silvestres (como mulitas o peludos) o domésticos (perros o gatos).
El hombre y los animales se enferman por contaminación de las deyecciones de vinchucas que contienen tripanosomas.
La vinchuca domestica, principal factor de transmisión de los tripanosomas, habita exclusivamente en la casa del hombre y sus dependencias.

¿Características?
Señalemos, en primer lugar, su evolucion en tres periodos:
AGUDO o de comienzo que dura alrededor de 20 a 30 dias.
INTERMEDIO o de LATENCIA, cuya duracion es variable y puede alcanzar varios años; y
CRONICO, con una duracion que depende de la gravedad que alcance el proceso.
Periodo agudo. La mayor parte de los afectados por la enfermedad son niños, no porque estos sean mas susceptibles que los adultos, sino simplemente por estar más expuestos.a ser infectados por la vinchuca.
El periodo de incubacion (que es el lapso que media entre la introduccion del tripanosoma en el organismo y la aparicion de los primeros sintomas) es de duracion variable, con un termino medio de una semana. El comienzo de las molestias es subito, presentando el enfermo fiebre, escalofrios, dolor de cabeza y de los musculos del cuerpo, malestar general e inapetencia. Muchas veces hay signos en el organismo que delatan la puerta de entrada de la infeccion: son el complejo oftalmoganglionar y los habones de inoculacion.
El complejo oftalmoganglionar, o signo del eje, o signo de Romaña, representa una manifestacion de gran valor diagnostico y ha proporcionado el reconocimiento de gran numeros de casos de infeccion aguda en las zonas donde el mal de Chagas es endemico. Lamentablemente, se ve solo en no mas del 4% del total de formas agudas. Se caracterizan por: comienzo habitualmente subito, hinchazon elastica e indolora de los parpados superior e inferior de un solo ojo, que toman color morado (como si fuera un "ojo en compota"); conjuntivas rojas; hinchazon moderada del lado facial correspondiente al ojo afectado. Esta inflamacion ocular desaparece lentamente en el curso de la fase aguda de la afeccion.
Los "habones de inoculacion",otro signo de puerta de entrada de la infeccion,consisten en zonas de endurecimiento cutaneo que pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo, especialmente en las partes descubiertas. Estas zonas generalmente tienen un color rojo y alta temperatura local; surgen como si brotaran del interior de la piel. Son pocos dolorosos. El habon de inoculacion tiende a desaparecer espontaneamente al cabo de 2 o 3 meses; queda en ese sitio una pigmentacion caracteristica.
La elevacion de la temperatura, de observacion constante en la fase aguda, tiene niveles moderados (37,5 a 39), pero puede alcanzar a grados mas elevados,especialmente en los niños de corta edad. Sin embargo, el grado de elevacion termica no guarda relacion con la gravedad de la infeccion. Como parte del cuadro clinico en la fase aguda de la infeccion , suele aparecer agrandamiento indoloro de ganglios en distintas partes del cuerpo, sobre todo en las zonas del cuello y la axila, del higado, y del brazo. El corazon suele presentar alteraciones variables de leves a graves y con repercusion clinica o no, que generalmente desaparecen casi por completo. Durante el periodo agudo es posible ver si se examina una gota de sangre mediante el microscopio, a los tripanosomas moviendose en ella.
Periodo de latencia. Pasado el primer mes, el enfermo entra en un segundo periodo, o de latencia; este periodo puede durar años y durante ese tiempo no hay ningun sintoma; solamente se puede poner en evidencia la enfermedad por medio del analisis de sangre en la que se comprueba las alteraciones provocadas por la enfermedad o tambien (aunque mas dificilmente), viendo los tripanosomas.
La mayor parte de las personas permanece en este periodo todo el resto de sus vidas, y aun hay quienes han curado espontaneamente.
Periodo cronico. Por lo general es una manifestacion tardia de la infeccion. Se la encuentra en casi un 15% de quienes han padecido el contagio y sus manifestaciones estan en relacion directa con las alteraciones del corazon. Sus sintomas mas comunes son: palpitaciones, disnea (sed de aire), dolores referidos al area cardiaca, dolor en la zona hepatica, y sobre todo, manifestaciones tipicas que se observan en el electrocardiograma, aunque no haya sintomas clinicos. La mayor parte de los sintomas son indicacion de daño cardiaco, que cuando es importante lleva a grados variables de insuficiencia cardiaca. La gravedad del proceso es variable, pero lo que le da la caracteristica alarmante es la frecuencia con que el daño cardiaco se produce. Si tenemos en cuenta que hay regiones en la Argentina en las cuales la mayor parte de la poblacion esta infectada con Tripanozoma Curzi, el porcentaje que resulta con lesion cardiaca da una cifra que justifica todo esfuerzo para combatir el mal de Chagas.
Otro dato ha tener en cuenta es que la cardiopatia chagasica se produce en personas que son jovenes; es decir que, teniendo un organismo relativamente sano, presentan invalidez para la vida normal debido a la lesion del corazon.
Diagnostico. El diagnostico de la enfermedad de Chagas-Mazza se realiza teniendo en cuenta los datos clinicos,la procedencia del enfermo y la historia de su contacto con vinchucas. Mayor precision diagnostica la aportan los examenes complementarios. La comprobacion parasitologica de la infeccion, puede ser hecha por algunos de los siguientes metodos: examen de la sangre, fresca, tomada del lobulo de la oreja, que se observa con el microscopio; examen de sangre a la cual se le agregan colorantes; investigacion directa del tripanosoma en material proveniente de biopsias de tejidos; el xenodiagnostico, que consiste en la demostracion del agente causal de la enfermedad de Chagas por intermedio de su agente transmisor (que a los efectos de esta prueba estan criados en el laboratorio para tener la certeza de que estan enteramente libres de infeccion); tambien se puede inocular sangre de los presuntos enfermos en animales sensibles (tales como perro, cobayo o raton blanco). Tambien es posible realizar pruebas en el suero de los pacientes; una de ellas es la denominada reaccion de Machado-Guerreiro que sirve sobre todo para el diagnostico de los casos de infeccion cronica, pues da un 95% de positividad en estos casos.
Pronostico. En la fase aguda de la enfermedad de Chagas-Mazza, el pronostico depende de una serie de factores, tales como la edad, el estado de nutricion, el tipo y la intencidad de las manifestaciones presentadas por el paciente.
Casi siempre la enfermedad tiene carácter mas grave en los lactantes sobre todo en los de corta edad, a los que le puede ocasionar la muerte. En las zonas endemicas, donde la enfermedad es muy frecuente, el mal de Chagas es importante factor de mortalidad infantil.
El proposito de la cardiopatia chagasica cronica es variable y depende principalmente, del grado de aumento del corazon, del tipo de trastorno del ritmo cardiaco, del grado de insuficiencia cardiaca y de la tendencia evolutiva de la infeccion. La muerte puede sobrevenir subitamente (inclusive en sujetos que aparentemente se hallan sanos), o bien luego de un tiempo de padecimiento imputable a falla del corazon.

¿Es Curable?
A pesar del portentoso avance de las ciencias medicas, todavia no se ha encontrado el remedio ideal para curar la enfermedad. En realidad el problema es grave: porque una vez instaladas las lesiones en el organismo, lesiones que son destructivas, ya nunca mas se puede alcanzar la restitución integral de la zona afectada. A lo mas que se llega muchas veces es a aminorar los sintamos determinados por dicha lesión, que persistirá durante toda la vida de la persona enferma.
De todas maneras, en los últimos años se han experimentado y aplicado medicamentos cuya acción eficaz en un alto numero de casos agudos permite vislumbrar un panorama no tan sombrío para el futuro.

Importancia Social
La enfermedad de Chagas-Mazza es actualmente la endémica de principal importancia sanitaria en la Argentina. Esta situación surge:
del extenso ámbito correspondiente a su influencia;
del gran numero de infectados;
de su incidencia en la mortalidad infantil y en los adultos jóvenes;
del cuantioso agravio económico y social que provoca, con enormes perdidas en jornales de productividad y alto costo de la asistencia medica requerida.
No es menor su repercusión sobre los aspectos afectivos y sociales de los enfermos y de la sociedad a la que pertenecen.
Todo ello motiva la constante preocupación de todos quienes tienen algo que ver con la salud, desde los responsables de programas sanitarios hasta el poblador de las zonas mas alejadas del país.

¿Cómo Luchar Contra la Vinchuca?
En primer lugar, citamos las palabras del Dr. Carlos Chagas: "Es necesario ante todo, alejar toda posibilidad de procreación de los insectos en la vivienda del hombre, cuyas paredes deben ser revocadas y libres de hendiduras y cuyo revestimiento debe ser cuidado en función de dicho objetivo. En las zonas de infección crónica, las casas de paredes de barro no perfectamente lisas y cubiertas de musgo son absolutamente condenables, dado que las vinchucas encuentran allí las condiciones mas propicias para su existencia".
Si habíamos dicho que la vinchuca es sobre todo un animal domestico, las principales medidas estarán orientadas a impedir su posibilidad de desarrollo allí donde habitualmente lo hace: la vivienda del hombre y la vivienda domestica y natural de animales (gallineros, palomares, conejeras, cuevas, nidos, dormideros protegidos de otros animales, etc.)
Recordando los hábitos de vida de la vinchuca es como se tomaran las mejores medidas de lucha.
Podemos citar tres modos de impedir que se alberguen vinchucas dentro de las viviendas:
1ro. Mediante la mejora de la calidad de las paredes, techos y pisos de las casas, que deberán ser de material que no se agriete, de superficies lisas que no permitan formar hendijas y huecos donde puedan refugiarse los insectos. Para ello deben emplearse siempre cal y arena en los revoques de paredes y techos; en algunos casos podrá usarse barro bien amasado que los hará mas económicos e igualmente resistentes. En una palabra, debe procurarse que desaparezca el rancho criollo, "pintoresco" para quien contempla un cuadro, pero que es la negación de la vivienda sana e higiénica a que tienen derecho los seres humanos.
2do. Mediante una constante limpieza de la casa, de sus muebles, cuadros y enseres; su remoción periódica y su ventilación, asoleado de las prendas de vestir, reparación de roturas, y blanqueado de paredes y techos. En resumen, aseo permanente de la vivienda. Lo mismo se debe hacer en los depósitos, donde es corriente la permanencia durante mucho tiempo de innumerable cantidad de objetos de todo tipo, que no se cambian de lugar y mucho menos se limpian. Son frecuentes las migraciones de vinchucas transportadas en aperos, en ocasión de viajes o mudanzas de pobladores de zonas donde el insecto es habitante permanente.
3ro. Mediante modernos insecticidas, cuya acción es mortal para la vinchuca que ya se encuentra allí, como para la que eventualmente podría llegar (por nacimientos de los huevos allí depositados, como por introducción desde el exterior).Es importante que este insecticida penetre lo mas profundamente posible en todos los rincones de las viviendas para lo cual es necesario que no haya objetos que se interpongan entre el insecto y las paredes. Como en general la aplicación de este insecticida es mediante la utilización de aparatos rociadores, uno de los conceptos a transmitir (y lograr) es conseguir que los moradores de las viviendas colaboren en la tarea, permitiendo la remoción de su lugar de todo tipo de objeto.

¿Cuáles son los síntomas?
La enfermedad cursa en distintas formas, aguda, inaparente y crónica.
El período agudo se caracteriza por fiebre, malestar general y edemas ganglionares (aumento de tamaño de los ganglios). Luego se ingresa al período inapetente, de larga duración, en el cual no se observan síntomas. Solo se detectan por análisis de sangre del paciente. En su etapa crónica, las lesiones que generalmente afectan al corazón y vísceras, producen síntomas de insuficiencia cardiaca.

¿Cuále son las medidas de prevenciòn?
En la Provincia de Buenos Aires, dado que por migraciones poblacionales del área endémica hay personas infectadas, para detectar la infección y tratar oportunamente los casos, la prevención se focaliza en el control de las embarazadas y los donantes de sangre.

La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. La información brindada aquí está para su orientación; ella no debe ser utilizada para el diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad. Ante cualquier duda, consulte con un profesional de salud


Fuente:http://www.varelaenred.com.ar/la_prevencion.htm
http://www.drwebsa.com.ar/alcha/hist7.htm
htpp://www.fundacionchagas.org.ar